Una historia diferente

Todas estas mañanas he tenido que despertarme y levantarme tempranísimo. He empezado a tener una rutina diferente en mi vida. Ayer por ejemplo, me fui a desayunar a San Jose, a eso de las 7 de la mañana. Fue algo diferente llegar al casco central y encontrarme con un panorama diferente al que yo estaba acostumbrado a ver en horas pico. Ayer, vi a un San José dormido, con cara de añejo. Los trabajadores municipales estaban apenas comenzando a quitarle las lagañas a las calles y aceras y una parte importante que no se puede dejar de percibir es el montón de indigentes y personas que de verdad no tienen hogar y que todavía a esas horas estan bien privados en sus camas de cartón como si estuvieran en el mejor hotel 5 estrellas. A esa hora tambien hay gente con cara de trabajadora que arrancan sus faenas desde buena mañana. Me llevé una impresión diferente de esta cuidad que conozco desde hace mucho y que no deja de sorprenderme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio utiliza Akismet para disminuir el spam. Aprenda más de como sus comentarios son procesados.

Begin typing your search term above and press enter to search. Press ESC to cancel.

Back To Top