Un asunto de voluntad

El día de mañana es un día donde varios grupos sindicales han convocado a una gran marcha en contra del TLC. Como ustedes saben, yo detesto los paros y las huelgas. A mi me parece que si uno quiere hacer algo, realmente necesita voluntad e ingenio y la majadería realmente no sirve para nada. Prueba por ejemplo de la voluntad la acabo de ver justo ahorita con los Oscares que le dieron a la gente de la película, Una verdad incómoda. Son premios bien dados a uno de los mejores documentales que he visto y que personalmente me ha cambiado por completo mi visión del mundo. Creo que para lograr cambios en la gente y en el mundo, las marchas son una perdedera de tiempo y lo que realmente necesitamos es ponernos a trabajar todos juntos por un futuro mejor. Con o sin TLC, Costa Rica va a seguir siendo la misma y los que vamos a hacer la diferencia, somos todos y cada uno de los costarricenses con un arduo trabajo y voluntad. Y para cualquiera que crea que no… pues acá mismo yo les voy a decir a todos que no es cierto ni que el TLC representa un apocalípsis para el país ni tampoco es la panacea del siglo XXI. Todo lo que se dice a favor y en contra son puras pendejadas, e insisto, siendo pendejos no vamos a llegar a ningun lado. Por cierto, a mi la manifestación no me va a afectar porque todavía estoy incapacitado (lero, lero) pero bueno… pobres a todos los que si los va a afectar.

One thought on “Un asunto de voluntad

  1. Yo creo que la protesta o acción colectiva (huelga es otra cosa, y sí, aunque parezca lo mismo pq los periodistas la usan para todo, no lo es), es un recurso valido. Entiendo que molesta, no es el único recurso, pero a veces es la vía práctica para hacerse escuchar, ante ciertas circunstancias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio utiliza Akismet para disminuir el spam. Aprenda más de como sus comentarios son procesados.

Begin typing your search term above and press enter to search. Press ESC to cancel.

Back To Top