Las cosas que pasan en las madrugadas

Como a las 2 de la mañana, me despertó la bulla y desde mi camita se oía como que afuera estuvieran agarrando a alguien a punta de golpes. Me levanté medio ruliado y sigilosamente pude llegar a la sala donde abrí un toquecito una rendija entre las persianas y vi que, efectivamente, en la casa del frente había dos maes que estaban golpeando a otro que lo único que hacia era llorar como un niñito de 5 años. Vaya tunda le estaban dando! Vale más que al ratitito después llegó el camión de la policía (esos que acá le dicen "perreras") y yo que legítimamente me estaba echando los toros desde atrás de la barrera, empecé a oir la declaración que dieron los tipos ahí en media calle y la historia es que estos maes, que son mis vecinos, agarraron a un compita que se estaba metiendo a una de las casas con la intención de robar. El ladroncillo parecia un menor de edad o venía de otro país porque dijo varias veces que no tenía cédula y los tombos dijeron que así no se lo podían llevar… pero luego dijeron que mejor sí se lo llevaban y que lo iban a tirar a otro lado porque si lo dejaban ahí lo más seguro que de fijo lo iban a seguir golpeando. De hecho, yo creo que si no hubiera llegado la policía, ese maecillo mínimo se hubiera ganado un ride gratis al hospital y eso saliéndole barato… Irónicamente, hoy a medio día oigo en las noticias algo de que ahora la gente está tomando la justicia en sus manos… De hecho yo creo que ahora voy a sacar una de las raquetas de tennis y la voy a poner debajo de la almohada porque la puritica verdad, ya me está dando taco.

One thought on “Las cosas que pasan en las madrugadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio utiliza Akismet para disminuir el spam. Aprenda más de como sus comentarios son procesados.

Begin typing your search term above and press enter to search. Press ESC to cancel.

Back To Top